lunes, 7 de enero de 2013

Vivir en São Paulo

Siguen aquí algunos pensamiento personales de lo que es la vida en São Paulo (Brasil).

En verano de 2.011 fui trasladado para la sede de mi compañía en São Paulo. La primera impresión de la ciudad es un gran sentimiento de estar rodeado de cemento. El camino desde el aeropuerto Internacional de São Paulo (Guarulhos) hasta el centro no es que sea muy bonito. Luego, le vas cogiendo el gustito, y lo ves hasta más verde todo. Eso sí, la zona del centro, no es que sea especialmente bonita.



Las principales dificultades que encontre en São Paulo fueron:
  • El idioma, sobre todo al comienzo. En unas pocas semanas ya se empieza a entender todo, pero los primeros días, a mí me dolía la cabeza por la noche de todo el esfuerzo para la comprensión. Luego, progresivamente, se va adaptando el español para que sea más fácil de entender por los Brasileños. No llegué a hablar portugués.
  • El transporte: São Paulo tiene muy pocas líneas de metro para ser una ciudad tan grande,y existe una gran parque de vehículos en circulación. El trazado de las avenidas y calles, tampoco me parece que esté muy optimizado y no es que esté especialmente preparado para soportar tanto tráfico. En algunas ocasiones, duré 3 horas y media para hacer un recorrido de 12km (y no era de los que tardaba más).
  • La burocracia: las instituciones de Brasil, en general, son bastante complejas, y aunque han realizado muchos esfuerzos para digitalizar muchos procedimientos no consiguen hacer desaparecer las incomodidades. Es un problema de base, de como están estructuradas las instituciones. Como ejemplo, para sacar el CPF (un documento de carácter fiscal que te exigen para comprar una tarjeta SIM o para solicitar una factura), se hace necesaria la "filiación", que es la demostración de que tú (nombre + apellido) eres el hijo de tus padres (nombre + apellido). En nuestro Libro de Familia, sólo aparecen los nombres sin apellidos de los padres, y en la Partida de Nacimiento, sólo aparecen los nombres de los padres... Se soluciona cambiando de establecimiento hasta que te acepten mostrarles el DNI, por ejemplo...
  • El trabajo allá es complicado: el punto anterior parece que contamina bastante a la hora de trabajar. Pareciera que todo lo simple, lo complican.
  • Los precios: São Paulo es una ciudad bastante cara, y eso se nota al hacer la compra, al salir de restaurantes, al ir al cine, ... de lo poco algo más barato: la gasolina.
  • La poca variedad en general: cuesta encontrar ciertos productos importados. A mí, que me gusta el Brugal, me fue imposible encontrarlo. Otra cosa que no encontraba allá, eran las latas de atunes.
Puntos positivos, pues no todo es malo allá:
  • El clima, si bien tienen una época bastante lluviosa (que suele ser de Enero a Marzo), en general, las temperaturas son templadas, disminuyendo rara vez de 14º, y no superando los 35º.
  • Los Brasileños son gente encantadora, muy acogedora, de lo mejor. Su carácter es muy compatible con el andaluz por lo que he podido experimentar.
  • La comida: São Paulo, es una ciudad gastronómica por excelencia, con variedad de restaurantes y comidas internacionales de primer orden (destacando las pizzas y los restaurantes japoneses).
  • Las viviendas, si bien no están muy acodicionadas en cuanto a aislamiento, los edificios allá suelen contar con muchas áreas comunes incluyendo piscina, gimnasio, sala de tv, e incluso algunos tienen servicio de lavandería y limpieza.
  • Hay muchas oportunidades, y eso se palpa en la calle. Sin embargo, es bastante complicado ir allá y poder salir con un trabajo. Los trámites del visado duran mucho tiempo, y la compañía que te quiera contratar, deberá esperarse mucho hasta poder contratarte. Lo mejor es ir con algo desde origen.
  • La cerveza: cuentan con una gran variedad de cerveza. Particularmente, me gustan todas en formato Chopp (de tirador). Lo primero que se aprende a decir es: mais uma (o duas)!